20090224

¡Grítale a la noche que fui yo!

Cuelgan del alba
como nubes de papel,
como el amable en bicicleta
que inquieto recogía lo poco que quedaba de él.

Dile a la muñeca con el alma en almoneda
empolvada y mal amada
que ella misma se vendía.

Cuando dormido lo encuentre
dile que la luna fue su dama de compañía,
hazle saber en el día que su alma fue comprada.

Dile cuando la luna nazca
que en el atardecer
el de la bicicleta flores le ofrecía.

Esa noche llovieron estrellas
pero la muñeca se las llevó...
Dile a la noche que fui yo,
dile que se fue, que la dejó.

Llévale esas flores que la luna le regaló.
Dile, ¡Grítale a la noche que fui yo!
que la vida existe
y la muerte a él se lo llevó.

Dile que comprada está su alma
que nadie se la robó,
que ahora la muñeca queda viva
y con las estrellas se quedó.

7 comentarios:

Invierno Funk dijo...

Nooooooocheeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!!

Fueeeeeeeeee Hanna Karuuuuushaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

adiooooooooooooooooooooooos

EDUARDO GUTIERREZ dijo...

me late tu blog muy bueno un post triste pero profundo

Edgard dijo...

Muy bueno, de verdad.

Saludos.

E.

Wrousse dijo...

y quien es la muñeca amiwa??? ji ji.. ta lindo..

Brenda Vox dijo...

Muñeca.

Javier dijo...

Que bueno es encontrarte este lado que desconocía, a mi también me late mucho y como dijo Sabines: "...y para los condenados a vida
no hay mejor estimulante que la luna
en dosis precisas y controladas"·

[•HännåKã®ü§ha•] dijo...

Hey mira andas por aquí :D! Qué gusto, ¡Gracias! y Sabines es la ondísima ;)!